Michael Chow

Michael Chow (Shanghai, China, 1939) vive y trabaja en Los Angeles, USA. Su padre Zhou Xinfang, el gran maestro de la Ópera de Pekín, es considerado todavía hoy como un tesoro nacional. Desde una edad muy temprana Michael Chow desarrolló pasión por la Ópera de Pekín, particularmente por la creatividad y espontaneidad que había heredado de su padre y, aunque no era su destino, soñaba con seguir sus pasos. A la edad de trece años, fue enviado a Londres, Inglaterra. Perdió todo lo que le resultaba familiar, incluido su nombre. Solo en un mundo ajeno, se refugió en la pintura. En 1956, estudió en Saint Martin’s School of Arts y al año siguiente en Hammersmith School of Building and Architecture. A pesar de pintar enérgicamente durante la década siguiente, y de realizar exposiciones tanto en solitario como colectivas Michael Chow careció de respaldo. En un intento de llenar su vacío y su pérdida de identidad se designó a sí mismo como embajador cultural para hacer de puente entre Oriente y Occidente. Fundó su primer restaurante MR. CHOW en 1968 en Knightsbridge, Londres. Promoviendo apasionadamente la grandeza de china Michael Chow orquestó arte, arquitectura, diseño y cocina en un teatro participativo. Después de un larga y drástica temporada sabática, Michael Chow volvió a pintar en 2011. En 2015, su exposición en solitario Voice For My Father, que está concebida como un homenaje a su padre, estuvo expuesta en Ullens Center for Contemporary Art en Pekín y Power Station Museum en Shanghái (China). El año pasado en The Andy Warhol Museum en Pittsburgh, Pensilvania (EE. UU.), Voice For My Father, colocó a Michael Chow en el centro del escenario como maestro creativo.